Estudio de la pisada - Rendiment Espai Salut
16543
page-template,page-template-full_width,page-template-full_width-php,page,page-id-16543,page-child,parent-pageid-15956,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1500909575,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.1.1,vc_responsive

Estudio de la pisada

Centro de Podológico en Valencia.

Los pies son el sustento de todo nuestro cuerpo, por eso tiene una gran importancia que estén en las mejores condiciones posibles. Para ello es recomendable realizar un estudio de la pisada para valorar posibles alteraciones del pie que repercutan sobre si mismo, las rodillas, la cadera e, incluso, la espalda.

 

En Rendiment Espai i Salut tenemos un estricto protocolo para realizar el estudio de la pisada. Consiste en un análisis tanto en estática como en dinámica (caminando), no solo del pie, sino de todo el cuerpo. A continuación, le mostramos de forma general que pasos seguimos para la realización del estudio:

 

  1. Anamnesis: es el paciente el qué conoce más su cuerpo, es por eso que nos centramos mucho en realizar preguntas y que se explaye en lo que le sucede para obtener datos que nos guiarán en los siguientes pasos del protocolo.
  2. Exploración en camilla: realizamos diversas pruebas diagnósticas en camilla, para valorar rangos articulares, el estado de los músculos, tests, etc.
  3. Exploración en Bipedestación: también realizamos diversas pruebas diagnósticas pero en esta ocasión con el paciente de pie.
  4. Análisis de la estática: con el uso de una plataforma de presiones que mide las fuerzas ejercidas del suelo contra el pie, se captan datos como la huella funcional del pie, hiperpresiones, la estabilidad, etc.
  5. Análisis de la dinámica: con el uso de una plataforma presiones se valora la marcha del paciente y del comportamiento de sus pies.
  6. Informe: Se realiza un informe de los datos obtenidos y explicamos como se comporta el pie y que repercusión puede tener a corto, medio y/o largo plazo.

 

El estudio de la marcha no solo se realiza a personas con una patología. Cómo nos da información de posibles alteraciones mecánicas que pasan inadvertidas y que pueden acarrear una lesión en el futuro en personas asintomáticas, recomendamos fervientemente realizar un estudio de la pisada al menos una vez cada 5 años, y una vez al año en niños y niñas, para estudiar la evolución de los pies.