El drenaje linfático en la fisioterapia - Rendiment Espai Salut
16600
post-template-default,single,single-post,postid-16600,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-child-theme-ver-11.1.1500909575,qode-theme-ver-11.1,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive

El drenaje linfático en la fisioterapia

El drenaje linfático en la fisioterapia

El sistema linfático forma parte de nuestro sistema inmunitario.  Está formado por una serie de órganos, ganglios linfáticos, conductos y vasos linfáticos que producen y transportan linfa desde los tejidos hasta el torrente sanguíneo. Los ganglios linfáticos son los encargados de reconocer y eliminar las bacterias, los residuos y otras toxinas. La linfa es la encargada de transportar estas sustancias de desecho para que el organismo pueda desprenderse de ellos.

EL drenaje linfático manual es una herramienta más de la fisioterapia que nos ayuda a movilizar los líquidos del cuerpo eliminando las sustancias de desecho que tenemos acumuladas en nuestro organismo. La técnica consiste en realizar unas series de maniobras lentas, suaves y rítmicas con la finalidad de aumentar la circulación linfática para disminuir este aumento de líquido.

¿Qué beneficios puede aportarnos el drenaje linfático manual?

  • Activa la circulación linfática, ayudando a reabsorber el exceso de líquido.
  • Tiene un efecto relajante.
  • Ofrece una acción analgésica
  • Estimula la acción inmunológica.
  • Mejora la circulación de retorno.

Gracias a los efectos que podemos conseguir con el drenaje linfático manual nos puede ayudar en diferentes patologías como: edemas  (post-operatorio, embarazo, tras algún traumatismo…), retención de líquido, piernas cansadas o hinchadas, estrés, insomnio, ansiedad (por su efecto relajante), varices…

Aunque son numerosos los beneficios que nos aporta esta técnica, hay ciertas patologías en las que no está recomendado su uso:

  • Cáncer en curso.
  • Infección aguda
  • Insuficiencia cardiaca descompensada.
  • Inflamación aguda
  • Hipotensión arterial.
  • Flebitis o tromboflebitis.

 

No hay comentarios

Publica un comentario